La crisis llega al mundo del lujo