Los inspectores de hacienda quieren investigar de incógnito para combatir el fraude fiscal