Artur Mas, dispuesto al diálogo siempre que haya consulta