Fermín Guerrero, abogado de Raquel Gago, pide su puesta en libertad