¿Tienen nuestros políticos preparación?