Solo uno de cada cuatro indigentes aceptan dormir en los albergues