Tras tres años de cierres, el comercio repunta en la calle Serrano, la calle más comercial de Madrid