Jaime tiene 50 años y acaba de encontrar trabajo de camarero tras dos años en paro