Artur Mas debe a las farmacias catalanas 330 millones de euros