Benzema, coleccionista de escándalos