El turista chino se gasta en un día lo mismo que un europeo en una semana