La víctima de San Fermín presenta una lesión compatible con una agresión sexual