Las tres religiosas liberadas no tomarán medidas legales contra la madre superiora