El decálogo de Torbe exigía a sus chicas cómo debían recibir o tratar a los clientes