El presunto secuestrador de Yéremi vivió una infancia de drogas, alcohol y abusos