'En el punto de mira': Secuestros virtuales y el Don Juan de las estafas