Reportero infiltrado: "Las muñecas están frías, parecen cadáveres"