'El programa de Ana Rosa' se infiltra en el primer prostíbulo de muñecas de Europa