Analizamos los cuatro enemigos del sistema actual de las pensiones