Borja y su madre, casi coinciden