Fran Rivera, ¡pillado!