Marta Rovira, ¿al borde de la imputación?