Patricia, víctima de una broma