Alessandro Lequio asegura que la confesión de Kiko Rivera sobre su adicción a las drogas estaba pactada