El asesinato de la primera mujer destrozó la familia de Jordi Magentí y a sus dos hijos