Julián Muñoz titubeó y se puso nervioso cuando en el juicio le hablaron de la agenda