El fiestón de Kiko se prolonga durante 10 horas y acaba con la policía en su salón