La Infanta Cristina, muy tensa con la prensa