La Infanta Elena se enfada con la prensa en la pradera de San Isidro