Los peritos de Hacienda creen que el estudio de grabación se hizo sin licencia y con dinero negro