El rey y la Infanta Elena, vacaciones en Granada, según Beatriz Cortázar