La familia Real preside la misa del domingo de resurrección