La policía consigue desencriptar el móvil del principal sospechoso del crimen de la CAM con tecnología israelí