El jurado considera a Patrick Nogueira culpable y pide para él la prisión permanente