La declaración de Ortega Cano