Emilia lleva dos años ahorrando para poder visitar a su hijo en Chile