Lequio, rendido a los encantos de Milá