La última vez que se vio al español desaparecido estaba enfrentándose a los terroristas con su propio monopatín