El cambio de estrategia de Forcadell: reniega de la DUI y acata la Constitución