Ana Julia llevó los 3 días a su hija a la finca donde tenía enterrado a Gabriel