Bolinaga, vigilado por una docena de agentes