El exorcista rocía a Cristina con agua bendita para el exorcismo