Una vecina de la segunda ‘Manada’ de Manresa: “Escuché ruido, pero era algo habitual”