Los manteros denuncian el “discurso difamatorio” que existe contra ellos