¿Debería dimitir el ministro Catalá?