Joaquín Prat, al monitor de la tirolina arropado por padres y niños: "Si el chaval fuera mi hijo estaría indignado"