Los partidos ajustan sus estrategias