Rajoy y Sánchez, un cara a cara bronco