Valencia y Aragón han desafiado a la directiva nacional del PSOE