La subida de precios del alquiler pone cada vez más difícil a los jóvenes independizarse